sábado, 19 de marzo de 2016

Entrevista a Enrique Chiu


Enrique Chiu, Nació en Guadalajara Jalisco, México, donde inició su carrera profesional, en Diseño Gráfico y Artes plásticas. Concluyendo sus estudios en escuelas de Long Beach y Santa Ana, CA. En Lic. En Diseño y Artes Audiovisuales y Lic. Mercadotecnia.

Considerado uno de los artistas jóvenes reconocidos no solo en el área fronteriza, sino de manera internacional, es uno de los principales promotores del desarrollo artístico en varias comunidades al sur de California, E.U.A. y de algunas localidades internacionales como, Argentina, El Salvador, Perú, Brasil, España y Medio Oriente.

¿Cómo fueron tus inicios en el mundo del arte?

Desde pequeño me encantaba dibujar y pintar, pero siempre fue por diversión. Cuando tenía 12 años concursé en “El niño y la mar” y gané el primer lugar estatal en la secundaria, y allí comenzó un interés diferente. A los 16 años fue cuando me adentré más a la pintura.

¿Por qué pintura y no otra expresión artística?

Cuando yo era chavo tenía ganas de ser bailarín, mi papá fue militar durante más de 25 años y cuando le dije que quería aprender ballet, Imagínate. Después a los 11 años tomé clases de guitarra y piano y aunque la música me encantaba no lograba conectarme. Así que lo de la pintura fue circunstancial, además en ella encontré todo lo que me gusta, a través de ella expresó y creo libremente.

¿Dónde nace tu inspiración?

La inspiración puede surgir en cualquier momento y ser despertada por una emoción, un recuerdo, una sensación, un aroma, prácticamente me encuentra dónde menos la espero y surge como una necesidad de expresar, de comunicar y sobre todo de abstraer una idea y plasmarla en una pieza.

¿Cuál ha sido la obra que más te ha marcado?

Han sido varias, una de ellas es una pieza de 6x5 pies realizada sobre madera, tiene una figura humana pintada y un delineado con luz de neón, otra que sigue la misma línea es “El Chamán o guía del sol”, tiene alas con neón rojo, esa pieza fue hecha para el museo de arte latinoamericano de Long Beach.

¿Cuánto ha sido el máximo de tiempo que has trabajado en una obra?

20 horas interrumpidas, en otras más han sido semanas porque los detalles son bastantes. La mayoría de las piezas que pinto son fruto de emociones e ideas, así que movido por la euforia las realizo en un par de horas, y son las que más disfruto.

¿Qué estilos y movimientos artísticos se ven reflejados en tu obra?

Surrealista, abstracto y figurativo. Empleo óleo pero prefiero el acrílico porque me permite trabajar más rápido. Me gusta experimentar sobre diversas superficies para pintar así como agregar luces de neón a las obras.

¿Qué es lo que buscas transmitir con tus obras?

Lo que me gusta hacer, la música, la cultura y folklor de mi país. Anécdotas, emociones que mueven, que transportan a momentos gratificantes o que simplemente brindan la sensación de libertad y aventura. Todas mis pinturas están repletas de muchos colores, son muy alegres y eso me gusta transmitir, felicidad.

¿Qué dificultades haz tenido como artista?

Vivir del arte es todo un arte… no sólo basta con el talento, este debe complementarse de promover la apreciación de la pintura en la sociedad, la formación cultural y educación, y sin duda de establecer buenas relaciones públicas, dar a conocer tu trabajo y que este sea apreciado es una gran labor.

¿Cuál es tu visión del arte en el mundo contemporáneo?

En el arte no hay nada que no se haya creado antes, el reto en el mundo contemporáneo es construir un discurso y sobre todo buscar un referente a través del cual puedas conectar con las personas, comunicar y lograr trascender a través de tus creaciones.

¿Qué puedes decir a las personas que emprenden su vida en el arte?

Que crean y confíen en ellos, que se enfoquen, que no desistan y sobre todo que tengan presente que deben de trabajar para lograr sus objetivos, que hay que sacrificar cosas, tiempo con la familia, la pareja o con tus amigos; pero desde luego hacer lo que quieres con el corazón al 100 por ciento.

Qué proyectos haz emprendido como artista?

Uno de los principales proyectos que inicié como artista fue constituir una organización, Fundación Nacional de Artistas Independientes (NFIA). Parte de mi vida transcurrió en Long Beach, CA. y fue allí que con un grupo de amigos artistas decidí crear este proyecto que lleva más de una década. Lo emprendí porque durante años apoyamos en eventos a beneficio, brindábamos labor social y realizábamos donaciones de obras de arte. Hasta que un día decidí que debía formalizarse, y que además la fundación fuese una plataforma para la difusión y promoción de artistas con trayectoria o emergentes de todas partes del mundo.

Posteriormente tener mi propia galería, primero en Long Beach, CA. Y posteriormente que me mudé a México también la trasladé.

¿En qué proyectos trabajas actualmente?

Con la NFIA anualmente se organiza un tour desde hace siete años, éste se conforma por diversos artistas los cuales participan con obras de arte que giran en torno a un tema específico, por ejemplo este año es “Memorias de la Infancia”. El proyecto recorre diversos recintos a nivel nacional, la exposición se inauguró en Televisa Tijuana en el mes de febrero y posteriormente será trasladada a Guadalajara para el mes de abril.

Participaré en el Festival Cultural Zacatecas 2016 con “Humanidad”, una exposición que se compone de 40 obras de diversas dimensiones y que abordan diversos aspectos que nos describen a las personas; los pensamientos, la familia, las creencias, los sentidos, etc. Por otra parte en la ciudad de Tijuana soy Director de un Centro Cultural, Casa del Túnel. En el que bimestralmente organizo exposiciones de colectivos y de diversos artistas.

Una de mis pasiones también es enseñar, especialmente a las y los niños, hace unos años un equipo de trabajo y yo creamos una fundación que tiene como propósito vincular el arte al desarrollo integral de las y los infantes, en el mes de abril abriremos una oficina en la Ciudad de Guadalajara que será una extensión de la Fundación Internacional, E.C. Por una niñez con futuro. Los proyectos que te comento son de los próximos 3 meses.

Qué es lo más importante en la vida de Enrique Chiu?

Ser feliz, hacer lo que amo y disfrutar lo que hago. Y trabajar, es algo que me encanta y lo disfruto, sobre todo cuando ves los resultados de ello.

¿Tienes alguna frase favorita?

Por supuesto, “Ganas fuerza, coraje y confianza por cada experiencia en la que realmente dejas de mirar al miedo a la cara”, de Eleanor Roosevelt. Esta frase me encanta porque describe bastante bien nuestra humanidad, normalmente lo que nos limita son los miedos que creamos y nos creemos.

Enrique Chiu - Biografía

Artista plástico


Enrique Chiu. Licenciado en Diseño y Artes Audiovisuales por CCSA Santa Ana, California. Su trabajo pictórico se ha expuesto en galerías de México, E.U.A, Europa, Medio Oriente y América del Sur. Su obra se exhibe de manera permanente en Museos de Estados Unidos, Colombia y México.

Sus obras se han expuesto en:

  •             Museum of Latin American Art. Long Beach, CA.
  •             Richard Nixon Library and Museum, Yorba Linda, CA.
  •              Museo de Arte de Neón, Los Ángeles, CA.
  •           Museum Bowers, Santa Ana, CA.
  •           Centro Cultural de la Raza, San Diego, CA.
  •           Centro Cultural Queen Bee`s, en San Diego CA.
  •           El Museo de San Salvador, El Salvador.
  •           Museo de la Ciudad de Panamá.
  •           Museo de la Ciudad de Tecate, B. C. Méx.
  •           Museo Miguel Hidalgo Abasolo, Guanajuato. Méx.
  •           Museo de la Ciudad de Irapuato, Guanajuato. Méx.
  •           Palacio de la Cultura Tijuana, B.C. Méx.
  •           Casa de Cultura de Playas, Tijuana B.C. Méx.
  •           Centro Cultural Rafael Solana. México DF. Mex.
  •           Casa de Cultura de Altamira, Tijuana B.C. Méx.
  •           ICBC, Instituto de Cultura de Baja California, Méx.
  •           Ostello Monaci y Ristorante Vallerosa Roma, Italia.
  •           Centro Cultural El Foro. México DF. Mex.
  •           CECUT, Centro Cultural Tijuana, B.C. Méx.
  •           Museo San Vicente. Guanajuato, Méx.
  •           Galería del Teatro Angela Peralta. Mazatlán. Méx.
  •           Museo Interactivo El Trompo. Tijuana. BC. Mex.
  •           CASAL MONACI, Festival Dall Appia Antica, Roma, Italia.
  •           Casa de Cultura de Santa Rosalía, B.C.S. Méx.
  •           Galería Norma Vilar, Sao Paulo, Brasil.
  •           Casa de Cultura de Guerreo Negro, B.C.S. Méx.
  •           Casa de Cultura San José Do Rio Preto, Sao Paulo, Brasil.
  •           Casa de Cultura Colomos, Guadalajara, Jal.
  •           Museo de Huila, Colombia.
  •           Embajada de México , Paris Francia
  •           Museo Interactivo El Bebeleche. Durango. Mex.
  •           World Trade Center. Tijuana. BC. Mex.
  •           Museo de Historia y Arte “Palacio de los Gurza”. Durango.
  •           Galería de la Ciudad IMAC Rosarito Mex.
  •           Museo Interactivo El Trompo Mágico. Zapopan. Jalisco
  •           El Foro Café, Guadalajara, Jalisco Mex.
  •           Expo Guadalajara, Jalisco Mex.
  •           Galería EMMA , Madrid España
  •           SGS Cultural Center, Santa Ana. CA. USA
  •           Casa Galería Founding House, Barrio Logan, SD. USA
  •           Bungalow Art Center, Long Beach, CA USA
  •           Galería de la Universidad de Tijuana CUT. Tijuana. Mex.
  •           Factory Art Gallery. Londres
  •           Palacio de la Merced. Córdoba, España.
  •           Vestíbulo de Palacio de Municipal de Loreto BCS. Mex
  •           Casa de Cultura de La Paz, BCS. Mex.
  •           Galería Geraldes Da Silva. Oporto, Portugal
  •           Casa de Cultura de Ensenada, BC. Mex.
  •           Museo Sami de Gällivare en Laponia, Suecia
  •           Sala de Palacio Municipal de Tlaxcala, Tlaxcala. Mex
  •           Kaunas Castle, Castillo de Kaunas, Lituania
  •           Centro Cultural Santa Ursula. Coyoacan Mex DF.
  •           Centro Cultural Galería Valle de Señora. Leon Gto.
  •           Shanghai Exhibition Center. Shanghai. China
  •           Museo Nahim Isaias. Guayaquil, Ecuador
  •           Castillo de Populonia. Toscana, Italia
  •           Museo El Giroscopio. Saltillo, Coahuila. Mex.
  •           Espacio Creativo LANAU. Madrid, España.
  •           Palacio Legislativo. Guadalajara, Jalisco. Mex
  •           Centro de Arte y Tecnología Etopía. Zaragoza, España.
  •           Galerie Artes. Paris, Francia.
  •       Casa de Cultura de Tecate. BC, Mex.

-El Arte es una oportunidad de decir cosas que trascienden- Enrique Chiu

Formación académica:

  • Escuela elemental de Artes Gráficas en Guadalajara, Jalisco.
  • CSULB Universidad de Long Beach, Lic. Mercadotecnia
  • CCSA Santa Ana, California. Lic. En Diseño y Artes Audiovisuales.
  • Diplomado en Apreciación de las Artes, Conaculta.
  • Curso de Desarrollo de estudios y didáctica de las Artes, Políticas Publicas y políticas Culturales, de Conaculta.
  • Curso Nacional de Profesionalización de Museos del Instituto Nacional de Bellas Artes y el Instituto Nacional de Antropología e Historia.
  • Curso de Comunicación Educativa de Museos del Instituto Nacional de Bellas Artes.
  • Curso de Body Paint y FX especiales con Limary Millot de SCI effects y FX USA.
  • Seminario de Comercialización y Promoción Artistica Conaculta
  1. Reconocido como una figura de las artes en el medio latino, Enrique Chiu es considerado uno de los artistas jóvenes destacados no sólo en el área fronteriza, sino de manera internacional, es uno de los principales promotores del desarrollo artístico en comunidades al sur de california, EUA y de algunas localidades internacionales como, Argentina, México, El Salvador, Perú, España y Medio Oriente.
  2. A lo largo de su carrera ha logrado participar en más de 450 exposiciones Nacionales e Internacionales. Y más de 80 Festivales Culturales, apoyando con exposiciones de Arte en la Frontera México - Estados Unidos.

Reconocimientos y participaciones

2015

Artista selecionado por Gobierno del Estado de BC para apoyo a Proyectos federales Pronaped

2015

Invitado especial para la Conferencia de Museografia y Montaje para la Universidad de Palermo en Buenos Aires Argentina.

2014

Representante de Méxicano en la Embajada de México en París Francia. 2014
Representante de Baja California en la exposición Passworld en París Francia.

2013

Artista Seleccionado Nacional como “Orgullo Mexicano” Representante Nacional por la Secretaria de Turismo.

2013

Artista Seleccionado en el V Congreso Iberoamericano de Cultura en Zaragoza, España.

2013

Artista Pre seleccionado para la IV Bienal Internacional de Florencia, Italia 2013
Artista seleccionado por la secretaria de Turismo Federal, para Festival Internacional de Arte y Tecnología en Shanghái, China 2013

2012

Artista Invitado por el Gobierno del Estado de Baja California. Tijuana Innovadora. Representando el Arte y la cultura ante el C. Felipe Calderón, Presidente de la República.

2011

Artista Invitado por el Gobierno del Estado de Guanajuato México. Informe de Gobierno.

2011

Annual Meeting & Museum Expo – American Association of Museums. Los Ángeles .USA

2010

Artista Invitado en Tijuana Innovadora, Explanada del CECUT, Tijuana. 2010
Artista Invitado para Internacional Foráneo Fest, Ensenada. BC. México. 2010
Seleccionado Nacional como Artista del Bicentenario, en Edo. de Guanajuato, México.

2010

Artista de Yareah Magazine, mes de Mayo. España

2010

Artista Invitado a la Asociación Ocre y Oro en España.

2010

Artista Invitado Kikked! Magazine, USA.

2010

Invitado especial para Bowers Museum en el evento Tradicional 2010, USA. 2009
Pre-seleccionado para la XVII Bienal de Baja California. México

2008

Artista Sobresaliente, Destinations Magazine, marzo LB. USA

2007.

Artista de Long Beach View Magazine, Febrero LB. USA

Algunas Obras









Info: Enrique Chiu
(664) 233.0429

sábado, 27 de febrero de 2016

La colonia modelo de Papantla (La Villa Luisa de los Italianos)

La colonia modelo de Papantla (La Villa Luisa de los Italianos)

Compilación
Aarón Vargas Contreras

El vasto territorio nacional cuya población se concentraba en el Altiplano, denotaba la despoblación de las demás regiones de norte a sur, cuestión que hizo que el Gobierno Mexicano desde la independencia facilitara y promoviera la presencia de colonos extranjeros.

El primer experimento en el estado de Texas, resultó funesto para la república, aun así casi simultáneamente en el inicio de 1823 se crea la provincia del Istmo con su capital Tehuantepec como polo de atracción en el Sur, el Gobierno Mexicano prometía donas tierras a los “empresarios” que hicieran venir un mínimo de 200 familias a la zona istmeca. Después del despojo territorial ante los estadounidenses, se hizo notoria la preferencia por los europeos, así las tierras calientes del Golfo recibió las colonias oficiales.

Hubo una colonización espontánea francesa a mediados del s. XIX sin apoyo gubernamental, Veracruz los atrajo durante el reinado de Luis Felipe, además de los comerciantes de los puertos y los militares de la “guerra de los pasteles” vinieron también colonos agricultores, en los años 1831 y 1832 fueron varias tentativas de colonización en las riberas del río Coatzacoalcos, y como siempre las fiebres diezmaron a los colonos y desaparecieron.

Desde los inicios del siglo XIX la Región se había despoblado de sus poblaciones indígenas de la época colonial por las epidemias y las grandes estancias ganaderas. La población se concentraba en Papantla, Misantla, Teziutlán y Tlapacoyan. En 1831, un francés naturalizado mexicano, Sthéphane Guenot, adquirió tierras en Jicaltepec en la ribera derecha del río Nautla, organizando una compañía de colonización en Dijon, en donde reclutó sesenta personas. Doscientos colones se establecieron en Jicaltepec en 1833, con altibajos entre los colonos alcanzaron estabilidad en 1840 con cultivos comestibles y comerciales hasta 1865, en 1870 a raíz del fraccionamiento de terrenos hecho por Rafael Martínez de la Torre surge San Rafael, como nuevo centro de la colonia, con exitosa agricultura y comercio hasta la actualidad.



En 1848 surge una tentativa del Gobierno Mexicano de organizar la colonización con la creación de la Dirección de Colonización e Industria, dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores. Esta dirección procura estudios de las bases técnicas básicas de una colonización práctica, como la localización anticipada de las tierras a colonizar, su deslinde, seleccionando los cultivos adaptados al clima y a la naturaleza de los suelos con la instalación de extranjeros en localidades mexicanas para evitar pueblos aislados.

Las luchas civiles entre conservadores y liberales y el II imperio impidieron las sucesivas leyes colonizadoras.

Al inicio del periodo de la Reforma, en la administración presidida por Ignacio Comonfort, se promueve la creación de la Colonia Modelo en la jurisdicción de Papantla, en un punto denominado Texquitipan, 10 kilómetros al Sur de la cabecera municipal y cantonal y al Suroeste de la actual localidad de Agua Dulce, entre los arroyos de Tlahuanapan al Norte, y el de Pueblillo al Sur y el río Tecolutla hacia el Este en su ribera izquierda, al oeste tierra de San Miguel. La colonia Modelo, su nombre era todo un programa cuyo objetivo era ilustrar las ventajas de la colonización en México, expresaba los firmes propósitos e ideología de los liberales reformistas, se estudió al detalle la agrimensura, los medios necesarios para que los colonos se mantuvieran, era un proyecto del estreno del Ministerio de Fomento, Colonización, Industria y Comercio de la República Mexicana.

El decreto fundacional data del 31 de julio de 1856, signado por Ignacio Comonfort al C. Manuel Silicio Ministro de Fomento.



En el tercero de los decretos se prevenía la formación de una colonia modelo en el mismo estado de Veracruz dándose tal nombre porque, en virtud de las extensiones y auxilios que se conceden a los colonos y de los fértiles terrenos que en las inmediaciones de Papantla se les han señalado, no duda el gobierno de que se formara prontamente y de que su prosperidad hará patentes las ventajas de la inmigración extranjera en la República. Esta Secretaría, apartándose de la conducta observada en otras administraciones, no ha expedido el citado decreto sino que cuida de hacerlo efectivo, para lo cual mandó con los recursos necesarios a un ingeniero, que ha hecho la mediación de los terrenos, levantando el plano de la población y de los lotes de cultivo y dado la descripción de aquellos.

Los terrenos para el proyecto de la colonia fue recomendación del que sería su primer director, el Sr. José María Mata, quien promovió su compra con las leyes de intervención de los bienes del clero.

El 26 de julio de 1957 se firma en la ciudad de México un contrato entre el Ministro de Fomento, Manuel Siliceo y Juan Bautista Musso, que presenta a don Luis Masi de Génova. Y el 15 de junio, el ingeniero Francisco González, comisionado especial, firma los informes oficiales sobre la posición geográfica de la futura colonia, la topografía del terreno, bosques, productos de caza y pesca, los ríos y arroyos, clima, vientos y temperaturas.

Informes sobre la colonia-modelo.

Posición geográfica. La latitud del centro de la plaza principal de la colonia, es de 20° 20’ 20”, y su longitud de 97° 27’ contada del meridiano de Greenwich.

Límites. Colinda al Norte por el arroyo del Tlahuanapa, al Sur por el de Pueblillo, al Este por el río Tecolutla y al Oeste por las tierras de San Miguel; las porciones que de este río y de los arroyos, sirven de límites, son del río Tecolutla, por la parte del Este, desde la desembocadura del arroyo del Pueblillo, hasta encontrar la prolongación de la línea N 69° E. de la cabecera Norte de la población del arroyo de Tlahuanapa, por la parte del Norte, desde la intersección de la línea N. 44° O. con dicho arroyo, trazada desde el ángulo occidental de la misma cabecera, hasta la confluencia del arroyo de la Calera y desde este punto, la línea N. 74° O de 3,630 metros de largo, es la que sirve de límite del arroyo del Pueblillo; por la parte del Sur, desde donde éste desemboca en el río de Tecolutla, hasta su nacimiento, y de ahí la línea S 78° 45’ O de 2,700 metros de largo; sirve de lindero por la parte del Oeste, la línea que une las extremidades de las N 74° O y S 78° 45’ O (trazadas respectivamente, la una desde la confluencia del arroyo de la Calera y la otra desde la Mojonera, colocada en el nacimiento del arroyo de Pueblillo), es la que sirve de lindero, la cual separa los terrenos de la colonia con los de San Miguel.

Topografía del Terreno. El aspecto físico que presentan los terrenos, es de lo más favorable para la labor, pues en su mayor parte es plano, y solamente interrumpidos en la parte central, por algunas colinas y montes que no son de mucha elevación, pues tenemos que por la parte del Este, lugar donde se halla trazada la población, es enteramente plana hasta el margen del río Tecolutla y cubierta de verdes pastos y de espesos bosques en la vegas de dicho río; inmediatamente al lado occidental de la población, se eleva con muy poco ascenso, una meseta de cerca de 20 metros de elevación y 300 de ancho, cubierta alternativamente por bosques y potrerillos; después de esta meseta, se presenta a la vista un hermoso plano, más o menos interrumpido por ondulaciones y pequeñas elevaciones, estando regado en algunas partes, por pozas de agua permanente y cubierto por extensas sabanas, matorrales y bosques, las sabanas se extienden casi en la dirección N. S. y de arroyo a arroyo, y por la parte Oeste hasta una distancia de más de 5,000 metros. Esta parte del Oeste de dicho plano, es la más interrumpida con lomas de mayor consideración, enseguida el terreno, después de seguir un sistema de colinas en la dirección N-S, se extiende en un hermoso plano cubierto de un bosque espeso, hasta lindar con las tierras de San Miguel, por la parte del Oeste. Por la parte del Norte y del Sur, lo más notable son también dos mesetas que no difieren de la ya descrita al lado de la población, sino en longitud y dirección, pues éstas, como se verá en el plano, corren casi paralelamente a los arroyos en cuyo margen se encuentran, internándose después al interior o parte central de los terrenos como si del sistema de tomas tuvieran su origen.

Se detallan: bosques, clases de maderas, producciones naturales, producciones de cultivo, caza, pesca, ríos y arroyos.

Situación de los trazos de la población. 

Esta se halla situada a tres leguas del pueblo de Papantla, en la hacienda llamada de Tesquitipan, entre el camino nacional de Teziutlán y el río de Tecolutla, su figura es la de un paralelogramo rectángulo de 2,662 y 3,114 metros por 1,520, dividida en 164 manzanas, cuyas dimensiones son de 30 x 60; en el centro de la población se encuentra marcada una plaza con las dimensiones de una manzana y a cuyos lados se hallan sitios señalados para el palacio municipal e iglesia. Equidistante del centro por uno y otro extremo, están marcadas dos plazas para mercado y dos sitios para iglesias, haciendo un total de cuatro plazas y cinco iglesias, además dos sitios de extensión proporcionada para establecimientos de enseñanza, un hospital, una alameda y un paseo público de 112 metros de ancho y de largo todo lo que ocupa la extensión de la cabecera de la población; teniendo al lado del viento dominante, un sitio de extensión proporcionada para un cementerio. Las calles de N. a S. se hallan denominadas por uno y otro lado del centro, con los números ordinales, 1ª, 2ª, etc., en toda su extensión y las que las cortan de E a O, con los nombres de los héroes de la Independencia de México. Los números romanos, puestos en el centro de cada manzana, indican el número de las manzanas en que cada una de éstas está dividida y los números latinos el número total de ellas; los números latinos puestos al uno y otro lado de las calles y al frente de cada lote, indican el número que les corresponde en dicha calle, y la misma clase de números puestos en el centro de los lotes de cultivo, manifiestan el número total de éstos.

Sobre los ofrecimientos a los colonos: Se dispondrán de 21,000 acres (8,498.7 hectáreas), además se ofrece un lote de 100 acres a cada colono, los lotes se venderán a su precio de avalúo a censo redimible, a 5% anual, a partir del tercer año.

Los extranjeros que se presenten a solicitar lote de cultivo serán considerados, por sólo ese hecho, como ciudadanos mexicanos y al tiempo de darles posesión del lote, harán renuncia formal de su nacionalidad ante la primera autoridad local, quien dará noticia de cada caso al Ministro de Fomento por el conducto respectivo, para que se expida al interesado el documento correspondiente.

Además del solar que se dona, del lote de cultivo que se ofrece en condiciones de pago muy favorables, hay otros auxilios también que serán proporcionados por el ministro de Fomento y el gobernador de Veracruz: animales de labranza, instrumentos y alimentación durante un año que serán pagados por los colonos en las mismas condiciones. De todas estas cosas se encargará un agente del Ministerio que también proveerá la transportación bajo las mismas condiciones de pago. Hay tres años de gracia. Y en prevención de las dificultades, o de los morosos o remisos, se especifica lo siguiente: que durante cinco años no se les podrá embargar los terrenos a los colonos, ni las mejoras que les hayan hecho, ni los muebles y demás bienes, ni las provisiones necesarias para un año de subsistencia.

Se trata de grandes ofrecimientos que descansan todos sobre la confianza en el trabajo y en la iniciativa de los individuos sobre un futuro no muy lejano de tres a cinco años de duración. Fuera del solar para el domicilio, nada es regalado, todo está basado en el reembolso que vendrá por el trabajo y la honorabilidad de los colonos: los medios de transportación, los terrenos para cultivar, los útiles agrícolas y las bestias, la alimentación durante un año. Y de las ministraciones de todos los auxilios y de los cobros se encargará el agente del Ministerio de Fomento, cuya importancia pasa a ser capital.



Principalmente sobre las funciones de este agente versan las principales recomendaciones que hace la Sección IV del Ministerio de Fomento el 03 de marzo de 1857. Las observaciones y precauciones indican que no se invite a los colonos antes de terminar la mensura de los terrenos, que no se les den lotes tan grandes sino en escala proporcional, o variable, y que lo mismo se haga con las ministraciones de útiles de labranza y de animales. En el reglamento que a continuación de estas observaciones se redacta, se dice que el agente del Ministerio debe:
Formar y remitir inmediatamente al Ministerio de Fomento un presupuesto económico de lo que cuesta la construcción de las barracas o galeras donde se alojen provisionalmente los colonos y otro de costo que tengan los animales y útiles para la labranza que se han de dar a los colonos, teniendo presente en la elección de los instrumentos las circunstancias del terreno y los adelantos que en otras naciones ha hecho la agricultura.

Por otra parte, los colonos se obligan a residir durante tres años en la colonia, “sin poder separarse de ella, a menos de que no satisfagan al contado las anticipaciones que se les hubieran hecho” (Art. 9). Y para asegurar estos pagos, cada uno de los colonos habrá de presentar una fianza de tres o cuatro individuos de la colonia o de residencia en otro lugar que se obligan a responder de mancomún, por el pago de las cantidades suministradas, en el caso de que aquel se separe antes de haberlas satisfecho. La colonia establece, pues, como una sociedad fundada en el contrato, a ciencia y conciencia de los individuos singulares responsables del agente del gobierno como empresario. Ya se ha sugerido la reducción de los lotes, porque no es bueno que cada individuo vaya a proceder como empresario o como especulador con los territorios que se le confían. Hay empresarios que cargan con las  mayores utilidades y también con la responsabilidad y los riesgos. Muy pronto se verá por donde se reventará la reata de todo esto que parecería perfectamente atado.

El 26 de junio de 1857, el ministro de Fomento firma un contrato con Juan Bautista Musso, cónsul de México en Génova, que representa al coronel Luis Masi. El artículo primero dice:
El Sr. Coronel D. Luis Masi se compromete a remitir al Puerto de Tecolutla, doscientos italianos con familia o sin ella, precisamente agricultores, sobrios, laboriosos e inteligentes, para la fundación de la colonia de que habla la ley del 31 de julio de 1856.

A cada uno de los colonos que tengan los requisitos expresados anteriormente (i. e.: agricultores, sobrios, laboriosos e inteligentes…) se le dará un solar para que construyan su casa en el lugar designado para la población, y las dos terceras partes de los cincuenta acres de un lote de cultivo, cuyo solar y terreno poseerán en absoluta propiedad desde el momento en que lleguen a la colonia y se les ponga en posesión de ellos, sin más condiciones que las expresadas en la citada ley y en el reglamento de la misma colonia.

Las obligaciones del contratista o enganchador, el señor Masi, eran muy pesadas:
1.    En término de seis meses poner 200 colonos italianos en Tecolutla.
2.    Mantener completo el número de los colonos en el territorio “durante los tres primeros años de su fundación, salvo el caso de epidemias o de algún otro de fuerza mayor, los cuales no serán responsabilidad del Sr. Masi”.
3.    Si por causa de fuerza mayor los colonos no cosechasen lo suficiente para la propia subsistencia, se les continuarán los auxilios bajo la responsabilidad del señor Masi, a cuya cuenta se cargarán.
4.    Por cuenta del señor Masi también se darán a la colonia diez caballos y diez mulas para el servicio colectivo de comunicación con los alrededores.
5.    El señor Masi se obliga a hacer firmar a los colonos a su salida de Italia para México un documento, en presencia del cónsul de México en Génova, “en el cual se comprometen a observar todas las condiciones impuestas por la mencionada ley y reglamento respectivo”.
6.    Corren por cuenta del señor Masi los gastos:
a.    De la propaganda y enganche de los colonos en Italia
b.    De su transportación de Génova a Tecolutla
c.    Del técnico agrónomo.


Arribo de los colonos a su destino.

El 27 de enero de 1858, Loa Sociedad anuncia finalmente la salida de Génova de una expedición de 234 personas con destino a Veracruz y por primera vez aparece un nombre para la futura colonia; se llamará, dice la nota, Villa Suiza.
El 27 de enero ha salido de Génova con destino a Veracruz una expedición de 234 personas de ambos sexos y distintas edades. Dichas personas vienen a fundar una colonia a inmediaciones de Papantla, con el nombre de Villa Suiza (se equivoca el redactor en el nombre. Pronto se sabrá que no es la Villa Suiza, sino la Villa Luisa y se darán las razones emotivas de un nombre al parecer muy poco pertinente).

Al día siguiente, reproduciendo otra vez al Heraldo, El Siglo XIX publica una larga nota que contiene las noticias anteriores y añade varios particulares:
Zarpó de este puerto el buque sardo Tecolutla, que conduce a la república los colonos italianos que van a poblar la colonia modelo en las cercanías de Papantla, y que conforme a los deseos de dichos colonos se llamará Villa Luisa, por haber querido reconocer los servicios que el señor cónsul D Juan B. Musso ha prestado, dándole el nombre de su apreciable esposa. Fue un espectáculo verdaderamente tierno: en todo son 234 entre hombre y mujeres, grandes y chicos, la mayor parte agricultores, toda gente sana, robusta, de buen aspecto. Lo difícil era el primer establecimiento. Ahora, si en la república los acogen bien y los protegen, los amigos y parientes de los que ayer salieron bastarán por sí solos a formar una pequeña ciudad italiana, y este ejemplo animará a los emigrantes de otros puertos de Europa y llegarán al fin a acreditarse en la república que tan desatendida se halla. Llevan los colonos una partida de hierro, cobre, zinc, máquinas e instrumentos, una bomba de incendio, 200 fusiles y las municiones correspondientes, lienzos de diversas clases, varias cajas de medicinas, libros de agricultura y de instrucción elemental, todo lo necesario para el culto. En fin, es un pequeño pueblo que por poco que los protejan marchará perfectamente y hará honra a Italia y a los que concibieron la idea y trabajan con empeño por llevarla a cabo.



El Señor Musso pronunció, dirigiéndose a los emigrantes, un discurso en italiano, del cual envío a Ud una mala traducción. El discurso fue recibido por aquellos con vivas al cónsul y al coronel Masi. El Sr. Musso contestó dando vivas a México y a Italia.

Los colonos se hicieron a la mar el 27 de enero y llegaron a Tecolutla el 23 de abril, cuando su patria de adopción estaba ya dividida por la guerra civil o Guerra de Tres Años, que no termina sino hasta el 22 de diciembre de 1859. El director de la colonia, el que había organizado todo y debía recibirlos se encontraba entonces en Estados Unidos, gestionando la ayuda para el gobierno constitucionalista de Juárez que estaba en el puerto de Veracruz.

El segundo grupo saldrá de Génova en el bergantín Espero el 15 de octubre del 58, según noticias de don Andrés Oseguera, secretario de la Legación de México en Francia del 28 de octubre de 1858:
Me cabe la satisfacción de anunciar a V.E. para conocimiento del E. Sr. Presidente de la República, que el quince del presente mes dio a la vela el bergantín Espero de Génova, llevando a bordo ciento treinta colonos… Como esta segunda expedición se halla compuesta de antiguos pequeños propietario piamonteses y lombardos, llevan todo lo necesario por cuenta propia y el empresario y director Masi ha provisto al buque de vino, pastas de Italia y municiones de boda, por manera que es de esperarse que lleguen perfectamente sanos y robustos a Papantla.

Melchor Ocampo, desde Veracruz, el 4 de diciembre de 1858, avisa que está enterado de esta partida. En un recorte de periódico en italiano que se encuentra en los papeles de la sección francesa del Archivo Histórico de Relaciones Exteriores se encuentra la siguiente nota:
Ayer, 15 de octubre, a las seis de la tarde, a bordo del vapor Espero, bergantín sardo, partió con viento propicio la segunda expedición de numerosas familias para la colonia Villa Luisa de los Italianos, en su mayor parte se trata de pariente y amigos que han sido llamados por cartas de buenas noticias de los colonos establecidos desde abril en los terrenos de su propiedad a orillas del río Tecolutla. Estos han recogido ya la primera cosecha de maíz, que en ese suelo feracísimo precede a las plantaciones de café, caña de azúcar, vainilla, algodón y otros ricos productos.

Mientras el 15 de octubre de 1859 partía el segundo grupo. El 1º del mismo mes había aparecido en la ciudad de México, en la Sociedad, que cita a la Revista Franco-Mexicana, una nota llena de patetismo.

Con una serie de sospechas sobre la personalidad del Señor Luigui Masi, ex militar que fue subordinado de Garibaldi, y que tenía dobles propósitos en actuar como contratista en la colonia Modelo, con un plan preconcebido en Italia para traer 1,480,000 colonos según la “Sociedad Filantrópica de Colonización”. Pero en sí, la conclusión de todo es la negativa de colaborar con el proyecto de la Villa Luisa por ser de origen liberal. Andrés Oseguera, secretario de la Legación de México en París, escribe en julio de 1858 a Melchor Ocampo y le comenta: de Roma se ha escrito a los de México y a los conservadores de París que la Colonia de Villa Luisa es un núcleo de conquista yankee, que Villa Luisa es un falansterio… y que se conviene ahogarla en su cuna llegado el momento del triunfo.

Luego de los 85 días de navegación, la llegada a playas mexicanas debió ser un verdadero alivio y descanso. Aunque, de seguro, los 200 fusiles les fueron confiscados de inmediato, según lo apuntado antes.

El primer grupo, que partió el 27 de enero de 1858 y llegó el 23 de abril, estaba compuesto por 118 colonos con sus familias que arrojaban un total de 232 personas. El segundo, que parte de Génova el 15 de octubre y del que no se conoce la fecha ni el lugar de arribo, estaba formado por 32 colonos con sus familias que arrojaban un total de 130 personas. Las dos expediciones habrían constado, según eso, de 150 colonos y de un total de 362 personas. Don Juan Butista Musso sugirió al gobierno conservador que no se mandaran más colonos ni se exigiera al señor Masi el cumplimiento estricto de las cláusulas del contrato. En rigor, a tenor de la letra, faltaban todavía 50 colonos. El gobierno aceptó, por parecerle lo más prudente.

El segundo grupo fue encomendado, en realidad, a los ricos propietario de México, en especial a don Manuel Escandón, luego de las noticias de las enfermedades y deserciones del primer grupo:
Al recibir estas noticias se escribió de inmediato al Señor Escandón, rico propietario mexicano, amigo del suscrito, para que recoja, si es posible, en alguna de sus extensas posesiones a los restos de la primera expedición y prepare lo necesario para recibir a los colonos de la segunda, a fin de que permanezca firme el núcleo de la colonia italiana. Se prefirió escribir a este señor más bien que al gobierno de la República, porque además de que en este momento está sometido a gravísima crisis no puede ni debe estar bien dispuesto hacia los colonos italianos que él mismo había establecido con tantos gastos y sacrificios en el terreno elegido por el Sr. Pastori, representante del Sr. Masi, y por tanto, de los mismos colonos, quienes según los términos del decreto y reglamento no podrían separarse de dichos terrenos que se les habían asignado en propiedad, a menos de que pagaran los gastos hechos por el gobierno a favor de ellos.

El 25 de julio de 1858 los colonos reinciden del primer contrato y hacen uno completamente nuevo conjuntamente con el ingeniero Gaspar Lipari, Director de la Colonia, este nuevo contrato lo hacen ante la autoridad mexicana, y suplanta totalmente al anterior, Andrés Oseguera todavía hace recomendaciones:
El que conoce la índole de las naciones europeas comprenderá fácilmente que una colonia compuesta de labradores piamonteses y lombardos sería la más adecuada a nuestra población y a nuestro progreso, porque además de que son los más guerreros de Italia, así como los más morigerados, son los más adelantados en la agricultura: superiores en ardor al trabajo a los franceses y alemanes en países intertropicales y cálidos, tienen la ventaja de la analogía de taza y de idioma. Una colonia italiana en buena condición allá en la República daría en el transcurso de tres años una inmigración de cinco a seis mil habitantes. Ella seguiría su marcha ascendente de suerte que México sería el punto de mira de toda la Italia. Buenos Aries cuenta con 150,000 italianos ya, porque la corriente se halla establecida. México en un futuro no muy lejano gozará del beneficio que hoy poseen las repúblicas del Plata, y aún del Brasil, donde hay más mortandad que en nuestro país. Deplomo por lo mismo que tan mal principio haya tenido la colonia-modelo.

Hace bien oír esta reiteración y ampliación del proyecto ahora que los colonos están enfermos o desertan y vagan como mendigos. Pronto se les verá llegar hasta la capital del país. Mata, Ocampo, Juárez y Oseguera no han perdido del todo las esperanzas porque se está en plena guerra civil. Por eso no debe llamar mucho la atención la nota incidental que habla de los lombardos y piamonteses como los más guerreros de la Italia. De todos modos, muy pronto lo que están en el teatro de los acontecimientos verán de manera muy diversa el proyecto a diferencia de los liberales que están fuera del país. Ocampo confesaba, el 4 de diciembre de 1858, que con gente como esta no se puede hacer nada. Toda la región de Papantla estaba otra vez en manos de los conservadores. Se pensará en otro tipo de colonos, o en otro tipo de aliados para poder vencer en la guerra civil.

Importa el hecho de la translación de los restos de la colonia modelo de Papantla hacia otros lugares más fértiles y propicios e importa también la fecha. Hay que situarla hacia el final de la Guerra de Tres Años, entre 1869 y 1862, en que los liberales están otra vez en el poder y se aplican de nuevo las leyes de desamortización de tierras comunales y de la iglesia. Las nuevas tierras que se les dan no son ya de la iglesia, sino de una de las comunidades indígenas que también han sido expoliadas, El Cristo, cerca del municipio de Tecolutla.



Don Moisés T. de la Peña anota:
Unas veinte familias… fueron a establecerse en El Cristo, en las cercanías de Tecolutla y la Playa. En este lugar podían haber sido instalados desde su llegada, con seguridades de buen éxito, como lo demuestra el que desde luego obtuvo este núcleo inicial de la futura colonia, modelo, de verdad, por todos los conceptos, tal como lo había deseado el gobierno, pero con cuyo éxito y notables modalidades ya casi no hubo intervención oficial. Esta intervención terminó con el rotundo fracaso de Texquiapan o Agua Dulce.

En 1880 arribó un grupo de ocho familias, trasladadas en bestia desde Veracruz a lo largo de la costa, como inmigrantes espontáneos, todos ellos agricultores atraídos por las noticias de la buena situación de los colonos de El Cristo, ya aclimatados y dedicados al cultivo de la vainilla que vendían en Tuxpan para su exportación. También cultivaban caña de azúcar, maíz para su polenta y explotaban otros ramos de exportación tales como maderas tintóreas de moral, maderas preciosas, hule y algo de chicle, que por 1880 empezaba a tener demanda.



En 1888 una gran inundación causa un verdadero desastre en la colonia que estaba situada muy cerca del río y en tierras bajas. La mayor parte de los colonos se había ya asentado en un sitio llamado Cabezas del Carmen. Lo de “cabezas” parece venir de tres islotes en medio del río que parecían tener esa forma. Lo de “del Carmen” es en honor a la Virgen María que se quedará como patrona de la nueva población. Este grupo renovado se organiza y consigue del gobierno del Estado que la cabecera del municipio esté en adelante en Cabezas del Carmen, que en adelante se llamará Gutiérrez Zamora, por disposición del gobernador interino León Malpica y Terán, con decreto del 21 julio de 1877. Pero, por supuesto, los habitantes de Tecolutla gestionaron, por su parte, la devolución de su categoría municipal y la obtuvieron dos años después, por decreto del gobernador Luis Mier y Terán del 15 de diciembre de 1879. Y así, en la actualidad existen dos municipios, el de Tecolutla y el de Gutiérrez Zamora.

Entre la justicia y la libertad se optó por una mayor justicia, ahora llamada social. El problema: “como es sabido, no está resuelto en ninguna parte, porque la justa proporción, o fórmula correcta, es asunto de sabiduría y de suma prudencia”. No se debe hablar de malas intenciones, o de traiciones, sino del realismo o de la conveniencia de las medidas que se proponen o que se ponen en práctica. De política acertada, en concreto, no de ideales o de intenciones. Por lo pronto, este cuarto componente étnico de la nación mexicana (indígena, ibero, africano e italiano) nace de una planeación y de un proyecto consciente, lleno de ilusiones y de errores, donde quizá no todo haya resultado negativo. Cuando llegaron los italianos el país tenía nueve millones de habitantes. En 1996 tiene una población de noventa millones. La sangre italiana se halla integrada en la formación del pueblo, nacido a raíz de la Independencia y de la factura de orden colonial.


Los descendientes de italianos en México son un producto neto del siglo XIX, como lo es también la misma Italia en medio del consorcio de las naciones. Se dio una curiosa coincidencia o paralelismo en la lucha contra las teocracias y a favor de la república y del individualismo liberal. El que las banderas de ambos países sean tan semejantes es quizá un indicio de todo ello.

Bibliografía.


Berninger Dieter George. La inmigración en México 1821-1857, Trad de Roberto Gómez Ciriza. SEP/SETENTAS, México, D.F. 1974

Mouroz, Jean Revel. Aprovechamiento y Colonización del Trópico Húmedo Mexicano. La vertiente del Golfo y del Caribe. Fondo de Cultura Económica, 1ª Edición en español 1980. Institut des Hautes Etudes de Lámerique Latine C.N.R.S. traducción de José Barrales Valladares.

Secretaría de Obras Públicas “Obras Públicas en México” Documentos para su Historia. T.4 Caminos de la República, advertencia del Ing. Luis E. Bracamontes, Secretario de Obras Públicas.

Zilli Manica José Benigno “Italianos en México” documentos para la historia de los colonos italianos en México. Ediciones San José, Edición en México, D.F. 1981.

La Villa Luisa de los Italianos. Un Proyecto liberal. Biblioteca Universidad Veracruzana, Xalapa, Ver.