jueves, 4 de mayo de 2017

Subteniente Eliseo Martínez Sequera

Eliseo Martínez SequeraSubteniente de caballería


Biografía
Por: Profa. Dora Martínez Danini

Eliseo Martínez Sequera, nació en Papantla, Ver., el 4 de mayo de 1886. Realizó estudios hasta el sexto año de educación primaria y continuó con estudios de música y platería, como sus primos: Eleno, José y Lino Lemus. Fue un buen trompetista y a ese instrumento se entregó con verdadero interés.
            El día 19 de noviembre de 1910, una persona anónima entrega un desplegado: “El Plan de San Luis”, a mi padre, quien iba acompañado por su entrañable amigo Juan Lafarja, joven que como él, vivía intranquilo por el encarcelamiento de Francisco I. Madero.
Eliseo tiene 24 años de edad y Juan Lafarja tiene 20, es menor de edad. Los dos jóvenes, el 20 de noviembre de 1910, organizan una entrada y una salida; llegan al parque de Papantla, suben al kiosco de esta ciudad y en él, Juan llama a la gente y ante las personas que se reúnen Eliseo lee: “El Plan de San Luis”, en el que Madero expresa su idea de: “Sufragio Efectivo, No Reelección”.
Se incita al pueblo de México a tomar las armas y desconocer a Porfirio Díaz como Presidente de la nación.
De Palacio Municipal, ordenan un piquete de policías y soldados, para que los aprehendan, pero ellos, terminando de leer, arengan al pueblo y bajan de kiosco huyendo, cuando otro amigo les tiende las riendas de dos caballos que montan y bajan a galope por la calle Enríquez hasta llegar a "Los Mangos", ahí toman camino a Gutiérrez Zamora, donde ya hay amigos que los esperan y les dan ropa de mujer para disfrazarse; los pasan a la playa sur de Tecolutla y bordeando el mar, en tres días logran llegar a Veracruz y se ponen a las órdenes del General Cándido Aguilar. 
¡Así se inicia la Revolución Mexicana! 
Fue ésta, antes que cualquier otra revolución del continente.
Eliseo y Juan se separaron, pero Eliseo se licenció en el ejército, hasta el triunfo de Madero.
Ya en Papantla, se casa con la señorita Lucía Clemente Danini, y procrean sus tres primeros hijos: Efraín, Urso y Lilia. Cuando asesinan a Madero, él se incorpora al ejército no reeleccionista de don Venustiano Carranza; dejando a su familia bajo la custodia de su cuñado Blas Martínez Danini. Ya establecido en el Valle de Oaxaca, manda llamar a su esposa e hijos, y Blas Martínez es el encargado de llevarlos a dicho lugar. Y desde ese momento recorre en tren o a caballo varios estados con mi madre y sus tres hijos; los trae con él en las montañas, en las trincheras. Sí, somos hijos de un soldado de la revolución y la señorita aristócrata de Papantla fue soldadera y no lo negamos, fue su momento y lo vivieron.
Con los meses y años, triunfa Carranza.
Mi madre vuelve a casa y él sigue activo en el ejército ocupando diferentes plazas de la región; hasta que en el año de 1923 pide su baja y pasa a la primera reserva, negándose a recibir la pensión correspondiente, según los documentos que conservo de las oficinas de Hacienda Federal.
Para terminar debo decirles que como anti-reeleccionista, en la plaza de Papantla, la cual quisieron recuperar los porfiristas, a él le tocó organizar las trincheras del Cerro Pelón; desde ahí, él y su contingente hicieron que los soldados que habían desembarcado en Tecolutla y llegado hasta las entradas de Papantla, subieran al Cerro del Jazmín. Los ciudadanos vivieron encerrados por las balaceras y metrallas que se incrustaba en las paredes y techos de las casas.
Estos hechos, se vivieron, en todos los barrios de la ciudad, y durante estas acciones más de un civil perdió la vida.
            Ciudadanos, cuidemos nuestra nación, desde las rancherías hasta las ciudades; pensemos que una revuelta trae luto, huérfanos, viudas y la pérdida de sangre joven, pues somos los viejos y ancianos los únicos incapacitados para defender a la patria.

Eliseo Martínez Sequera cumplió con su deber.